UNA ARQUITECTURA INTERIOR (NOTAS)
Posted by Mariana Scaravilli on Oct 9, 2017

 

0

Prolegómeno
a veces la música nos toma y confía en nosotros

I
Mi Vida En El Acto De La Música

II
Las Tres Disciplinas

III
Proceso

IV
Técnicas De Craft:
0
practicar la persona
i
hacer nada
ii
mirar
iii
muere para poder nacer
iv
dejar ir los malos hábitos
v
adquirir buenos hábitos
vi
el nuevo Crafty
vii
hacer algo eficientemente
viii
ser alguien eficiente
ix
estar donde estamos

V
Mundos

VI
Moverse Entre Mundos

Disciplina Y El Acto De La Música

i           Confiemos en la benevolencia inexpresable del Impulso Creativo.
ii          Una aproximación teórica a la disciplina no es de mucha ayuda.
iii         Esto no podrá ser la última palabra sobre el tema.
iv         Tampoco presento esto como una autoridad.

 

 

O
Prolegómeno

a veces la música nos toma y confía en nosotros

i           La Música anhela tanto ser oída que a veces llama a extraños personajes para que le den voz, y para que le den oídos.  A veces, la música se inclina, nos toma y confía en nosotros. Descienden ángeles. Entonces la música se esconde. Para el músico aspirante la pregunta es: ¿a dónde se fue la música?

ii          La disciplina se ocupa de cuán bien podemos esperar, oír, responder. Y hacer nada.

iii         El acto de la música es la música. El acto de la música es eterno. La música es una cualidad organizada en el sonido y en el tiempo. Dicha cualidad es eterna. Una disciplina contempla tres tipos de tiempo:

            tiempo secuencial, eternidad, tiempo creativo.

En el mundo del tiempo creativo, cuando se toma una decisión, la acción ya ha tenido lugar. En el mundo del tiempo secuencial, experimentamos esto como el futuro echándose atrás y tirando de una sucesión de eventos hacia el resultado.

Nuestro compromiso en este proceso es mantenido por la disciplina.

iv         La disciplina confiere efectividad a través del tiempo. Así, podemos decir que la disciplina dirige:

la duración de nuestra consciencia;
la extensión de nuestro momento personal;
expandir nuestro momento presente para dirigir tareas específicas;
y que esta acción tenga lugar en la sociedad y la comunidad.

v          Disciplina y música son verbos: ¿estamos en tiempo, en tono y afinados? ¿Estamos en armonía, personal y socialmente?

 

I
Mi Vida En El Acto De La Música

i           No tengo títulos y sí mucha experiencia.

ii          El joven Fripp comenzó a tocar la guitarra el 24 de diciembre de 1957. El joven Fripp no tenía oído ni sentido del ritmo. Pero ya a los tres meses supo que ésa era su vida. También sabía que iba a ser agente inmobiliario, y creció para continuar con la pequeña agencia de su padre.

iii         Esto implica que hay futuros alternativos a nuestra disposición:

Uno es el futuro provisto por las condiciones de nuestras vidas.
Otro futuro es el futuro que es posible para nosotros.

El grado hasta el cual somos capaces de lograr esto está significativamente determinado por el grado en el que adquirimos disciplina.

iv         Mi vida en el acto de la música, actuando en vivo desde 1959, comenzó siendo estudiante del Kathleen Gartell’s Corfe Mullen School of Music y pasó desde hoteles en Bournemouth a King Crimson. Esta experiencia me sugiere que:

No es posible para el músico tocar música.
Pero, es posible para el músico ser tocado por la música.

El objetivo del músico es crear una construcción a través de la cual la música pueda entrar en nuestro mundo.

 

II
Las Tres Disciplinas

i           El músico tiene tres instrumentos: las manos, la cabeza y el corazón.

Normalmente tres palabras describen el funcionamiento de las manos, la cabeza y el corazón:

Hacer;
Pensar;
Sentir.

En la lengua vernácula musical, se hace referencia a estas tres áreas simplemente como técnica, ideas, sentimiento.

ii          Tipos funcionales diferentes.

Cada uno de nosotros por naturaleza se inclina hacia una mayor capacidad en uno, o dos, de estos instrumentos.

Podemos ser capaces de reconocer en otros, quizá más fácilmente que en nosotros, personas de diferentes tipos funcionales: personas con tendencia hacia una mayor fisicalidad, o más cerebrales, o más emotivas.

iii         Los tres instrumentos son necesarios para efectuar juicios. Cuando los sentidos no logran tomar una decisión – se ve bien, huele bien, pero ¿está bien? O un argumento es persuasivo, o no; los sentimientos pueden juzgar: esto se siente correcto, o no.

 

III
Proceso

i           La disciplina es también un proceso.

La disciplina se “adquiere” en una serie de etapas. Con experiencia, comenzamos a reconocer la cualidad discreta de cada una de esas etapas. Hay tres etapas: el comienzo, el medio y el final. Cada etapa tiene a su vez tres pasos: el comienzo, el medio y el final. Esto provee nueve puntos en cualquier proceso completo en el que suceden cambios cualitativos.

ii          Para un proceso hay tres finales:

            Terminar, donde algo se pierde;
            Una conclusión, donde nada se pierde pero no se gana mucho;
            Una compleción es un nuevo comienzo.

iii         El proceso de adquirir disciplina es un movimiento desde la actividad mecánica a la acción intencional. El proceso de la disciplina tiene como objetivo:

  1. Coordinar las funciones – las tres maneras de hacer – las manos, la cabeza y
    el corazón: esto es llamado a veces “la armonización del funcionamiento”;
  2. Adquirir coherencia en el grado y la intensidad para el cual somos lo que
    somos: esto es, nuestra unión interior o “ser”;
  3. Unificar nuestra intención: que todo lo que hacemos sirva al mismo
    objetivo; que aceptamos dirección del mando central en nuestro “Cuartel General Mundial”.

Adquirimos este movimiento desde la actividad mecánica hacia la acción intencionada a través de la práctica de la disciplina de cada una de las funciones, su coordinación, y entonces su armonización.

Al aplicarnos nosotros mismos a esta práctica, generamos energía.

Por la energía hecha disponible, podremos poner parte de ella en el banco. Esta “moneda ahorrada” está entonces disponible para inversiones futuras.

iv         Etapas y pasos.

Las tres etapas de cualquier disciplina son éstas:

Requerimiento;
aplicación, y:
verificación.

Comenzamos donde estamos, y desfijamos nuestro momento haciendo nada, y mirando mientras hacemos nada.

Nos ponemos en marcha desde donde estamos, introduciendo flexibilidad en nuestro funcionamiento al dejar ir “malos hábitos” y adquirir “buenos hábitos”.

Nos convertimos en quien somos haciendo algo con eficiencia y llegando a ser alguien que es eficiente.

Entonces, comenzamos de nuevo.

0          Comenzamos donde estamos
1          Hacer nada
2          Mirar mientras hacemos nada

3          Nos ponemos en marcha desde donde estamos
4          Dejar ir “malos” hábitos
5          Adquirir “buenos” hábitos

6          Llegar a ser donde estamos
7          Hacer algo eficiente
8          Ser alguien que es eficiente

9/0       Estar donde estamos

Al llegar donde estamos, como si fuese por primera vez, comenzamos a “juntarnos”, o cohesionar. Estamos comenzando a ser nuestra propia persona.

Pero quien somos puede estorbar. Luego, comenzamos de nuevo, admitimos que al aferrarnos a quien somos, a ser algo, esto interfiere en la descarga de la música. Por tanto, dejamos ir quien somos y comenzamos de nuevo. En un punto en particular en un proceso de vida madura, esto confiere:

Flexibilidad;
Presencia;
Entrega;
Separación;
Juicio;
Espontaneidad.

Nuestra habilidad para sostener sufrimiento gobierna el grado hasta el cual esto puede ser así.

 

IV
Técnicas de Craft

0
practicar la persona

Así, cada etapa tiene un foco principal, y ejercicios para dirigir:

Las funciones;
El grado hasta el cual nos mantenemos unidos (ser);
La unificación de nuestra intención.

Esto presenta seis estrategias de práctica, gobernadas principalmente por la etapa de nuestro proceso personal, más una séptima invisible.

Hacer nada;
Mirar mientras hacemos nada;
Dejar ir malos hábitos;
Adquirir buenos hábitos;
Hacer algo con buenos hábitos;
Ser alguien con buenos hábitos.

i
hacer nada

Comenzamos donde estamos. Luego, antes de movernos, mejor saber dónde estamos. Antes de ir de A a B, mejor saber que estamos en A.

Luego, antes de hacer algo, hacemos nada. Hacer nada es muy duro. Incluso cuando creemos que estamos haciendo nada, ponemos una enorme e innecesaria cantidad de energía en nuestro hacer nada. Inquietud, cerebro zumbante, pasiones furiosas.

Técnica:          relajación física.
Técnica:          agotamiento físico: así nos quedamos sin energía y somos incapaces de hacer algo de manera habitual.

ii
mirar

i           Mientras estamos haciendo nada, quizá de una forma relajada, miramos, ojeamos, observamos: nosotros, nuestro entorno, la gente que nos rodea, y las interacciones e interrelaciones entre todo ello.

ii          Nos miramos a nosotros mismos como si estuviésemos mirando a un amigo al que amamos: imparcialmente, sin juicio, sin crítica. Simplemente miramos. Con el tiempo, reunimos información acerca de este animal que habitamos: lo que hace en circunstancias recurrentes, lo que siente y piensa acerca de esas circunstancias particulares. Notamos cómo lo que siente y piensa y hace impactan lo uno sobre lo otro.

iii         Aprendemos qué se le puede pedir a la criatura que haga, notamos si está preparada para aceptar dirección, si rehúsa seguir instrucción, cuándo se pone en huelga.

iv         Aunque hemos hecho nada, simplemente por mirar, algo ha cambiado. Cuando una pequeña parte de un todo cambia, el todo es él mismo cambiado. Una pequeña variación y, como si una mariposa hubiese batido sus alas, hay un cambio en la economía y ecología total del ser humano.

v          Cuatro calidades del mirar:

Ver

        Mirar                   Observar

El mirón

vi         Un observador es construido en la personalidad, donde parte de nosotros se va acostumbrando a mirar a otras partes de nosotros.

No toda nuestra energía está fluyendo en los canales acostumbrados.
Nuestra atención está siendo dividida.

vii        Un día, mientras miramos, tiene lugar un cambio. Pasamos de mirar a ver.

viii       Cuando hemos adquirido más información mientras hacemos nada, comenzamos gentil y gradualmente a ver qué es posible en cuanto a adquirir una técnica eficiente.

iii
muere para poder nacer

En esta segunda mayor etapa del proceso es donde nos ocupamos del suministro de energía.

Energía

i           cantidad de energía

El requerimiento clave:

            honrar la necesidad;
            honrar la suficiencia.

Se requiere energía para que cada uno de los instrumentos (las manos, la cabeza y el corazón) funcionen. Una disciplina se ocupa del uso correcto de la energía; esto es, de la cantidad, calidad e intensidad del suministro de energía; y de cómo se usa: en resumen, la economía y la ecología del suministro de energía.
La cantidad de energía:

cuánta hay disponible de forma natural;
cuánta se usa necesariamente en tareas específicas;
hábitos despilfarradores y caros;
tapar fugas de energía;
la adquisición o generación de más energía cuando y donde sea necesaria.

Hay prácticas y ejercicios específicos para incrementar la cantidad, calidad e intensidad de la energía disponible para nosotros. Convencionalmente, muchas de éstas se introducen en el Sitting Matinal. En su mayoría, tratan de la respiración y el respirar, tomando “elementos activos” del aire y “cargando las baterías”. El ayuno también trata nuestra economía de la energía.

Estas son prácticas para ser introducidas en persona y emprendidas en un contexto guiado.

ii          calidad de energía

Hay diferentes tipos de funcionamiento. También hay diferentes calidades de energía.

Tradicionalmente, una disciplina diferencia cuatro calidades del trabajar, del funcionamiento, con las cuales necesitamos familiarizarnos; aprendemos a reconocer cuándo esas calidades de trabajo están presentes.

Las cuatro calidades del trabajar se llaman a veces la automática, sensitiva, consciente y creativa.

iii         intensidad de energía

Esto es gobernado por la intención.

La intención define los límites y contiene la acción o tarea que se ha emprendido.

Define el espacio;
organiza el espacio;
protege el espacio;
contén el espacio.

iv         sutilezas

Cuando comenzamos a experimentar la materialidad del pensamiento y el efecto tangible de los sentimientos, como si fuesen acciones materiales (y en su nivel, lo son), un trabajo más sutil puede comenzar para nosotros. Comenzamos a tratar las distintas calidades de la energía a nuestra disposición.

No podemos hacer esto a través de libros, aunque los libros son útiles cuando conocemos el camino. El aforismo aquí es: las señalizaciones son útiles cuando sabemos a dónde estamos yendo. Esto implica que algunos libros están escritos para aquéllos que conocen ya su dirección. Puede que también hayan sido escritos como bandera para hacer señas a cualquiera que se sienta atraído hacia o interesado en esa dirección. Si estamos interesados, pero no sabemos, el próximo paso es encontrar a alguien que sabe:

primero, somos ignorantes;
segundo, reconocemos nuestra ignorancia;
tercero, admitimos nuestra ignorancia;
cuarto, nos ponemos en marcha para tratar nuestra ignorancia.

Encontramos a alguien que ha estado ahí antes.

iv
dejar ir los malos hábitos

i           El mundo automático es el mundo de las respuestas habituales, de la actividad mecánica.

Brevemente, tenemos buenos hábitos y “malos” hábitos.

Los “buenos” hábitos son eficientes. Una economía energética eficiente hace más probable que podamos alcanzar durante nuestra vida lo que es posible para nosotros. Es decir, nuestras vidas podrán servir al propósito para el cual nacimos.

Los “malos” hábitos, en este contexto, malgastan energía. Tener “malos” hábitos no implica necesariamente que seamos una “mala persona”, ni indignos, ni inmorales, ni repugnantes, ni que atormentemos a pequeños animales. Significa que estamos en riesgo de no alcanzar nuestro potencial de vida. Esto es una tragedia silenciosa aunque, mejor dicho, es alarmante.

Una disciplina aspira a hacer eficientes nuestras respuestas habituales. Nuestros procesos mecánicos y automáticos están condicionados, o programados, a través del entrenamiento. Cuando nuestras funciones operan eficientemente, necesitamos invertir poca atención y energía en la actividad de nuestras funciones. Nuestra atención volitiva queda entonces liberada para supervisar la tarea que tenemos entre manos, lo que incluye mantener una visión de conjunto de las tres funciones: es decir, la operación de los tres instrumentos, trabajando individualmente y juntos.

ii          Las diferentes partes del cuerpo, trabajando mecánicamente, se bloquean unas a otras dentro del mismo patrón habitual; ej. el bloqueo mano-boca; el bloqueo ceño-mano.

Casi toda nuestra actividad en el mundo cotidiano puede ser conducida por el cuerpo en automático, sin referencias al pensamiento o sentimiento. Esto es a la vez impresionante y terrorífico.

iii         Los sentimientos en automático: me-gusta y no-me-gusta; prejuicio.

  1. La cabeza en automático: idée fixe.
  2. Los tres instrumentos trabajan juntos automáticamente, cada uno activando al otro/s en una serie de operaciones mecánicas, todas ellas relacionadas con el pasado.

Si deseamos ver dónde estamos, dónde vivimos, nuestra posición, nuestro centro de gravedad normal – cambiemos el tempo de cualquier operación / función habitual.

iv         liberar energía / energía bloqueada

Soltar la energía bloqueada en patrones físicos, psicológicos y emocionales. La mayor parte de esto es resultado de experiencias inapropiadas en la vida familiar temprana, y de la educación formal.

Punto ciego.
Miedo escénico. ¿Quién tiene miedo?

(En el curso, en San Cugat 3-11 de julio de 2009, el término resistencias apareció varias veces en comentarios y observaciones).

v          tapando fugas

Reaccionar consume energía.

Los patrones internos y externos se refuerzan mutuamente cuando el reaccionar-interno se mueve hacia el exterior al comportamiento y de cara al entorno social, causando repercusiones.

Ira. Expresar ira; comparar los enfoques americano e inglés.
Hablar innecesario: boca-motor y la máquina parlante.
Soñar despierto, fantasía.
Adoración en el santuario de San Onán.
Inquietudes y tics: bubismo.

Éstos son un derroche, son destructivos y malogran nuestras vidas.

Atención atraída – se nos succiona energía; ej. quioscos de revistas.
Hostilidad y mala voluntad: una consecuencia inevitable de la vida pública.

Remedios:

Los movimientos inquietos y la respiración restringida se tratan con relajación.
La ira se trata cultivando la buena voluntad y la compasión.
El zumbido de la mente mecánica o de mono se trata “aquietando la mente”.

Aquellos con experiencia en meditación, o en una práctica de sitting, se percatan de que la mente nunca está quieta. No obstante, nuestra atención no necesita estar donde la mente zumba – en el Sótano.
Mientras estamos vivos nuestro pensamiento asociativo nunca para. Siempre está en marcha en el Sótano: esto es necesario.
Pero, no es necesario sentarse con él.

vi         trabajo con un centro

Diferentes partes de un centro afectan a las otras partes de ese centro;

ej.

una parte del cuerpo afecta a las otras partes del cuerpo:
Les Bouches de París.
La boca de tocar más rápido: bloqueo boca-mano.
Bloqueo mano-ojo.
Bloqueo mano-ceño.
Enlace de comportamiento: sábanas limpias y lisas.
Cómo vivimos nuestra vida es cómo practicamos nuestra guitarra; y el corolario.

ej.

el corazón:
Ira y mantener buena voluntad.

ej.

la cabeza:
Mente zumbadora: mantener una imagen; ejercicios mentales intencionales.

vii        trabajo con dos y tres centros

El trabajo en un centro afecta al trabajo de los otros centros.
Cuando un centro se suelta, los otros centros se sueltan en respuesta.
Así, reclutamos la ayuda de dos centros para actuar en el tercero.

Hábitos físicos: el anhelo de cambiar, y la información de qué hacer, mantenida delante de nosotros, mientras estamos físicamente relajados.

Hábitos emocionales: aversión o ira. Éstos son costosos de retener cuando mantenemos un estado físico relajado, una foto de alguien a quien amamos o una imagen sagrada, mientras cultivamos un sentimiento de buena voluntad.

Mente-de-mono: el ronroneo de la mente mecánica. Ponemos una tarea particular a la mente, mientras mantenemos un estado físico relajado, presente, y cultivamos sensación de buena voluntad.

viii       shock

shock externo. Aprende a usarlo. Dale la vuelta.
Pero no podemos confiarnos a él.
Oportunidades: Un bebé llorando. Alguien que nos irrita. Ruido del tráfico – una bocina.

shock interno. Reto. Palo punzante. Creamos nuestro propio shock poniéndonos un reto.

Los niveles bajos de funcionamiento se tratan mejor con:

Un reto pequeño, repetido o continuado.
Una serie de retos pequeños y variados; ej. lo que es posible + 10%.
Cilicio.

Los niveles altos de funcionamiento se tratan mejor con un reto grande, uno que sólo puede ser confrontado con un cambio de estado.

ix         drogas

El instrumento humano tiene incorporados mecanismos de protección para cuando tienen lugar descargas desde un mundo “superior” (un mundo donde el contenido de información es mayor, más rápido y más intenso), cuando nuestra receptividad está en un estado más bajo. Nos desmayamos, por ejemplo.

Nuestro ser gobierna el grado hasta el cual somos capaces de manejar descargas de información. Algunas drogas abren puertas para archivos de información cualitativa, pero también anulan nuestra capacidad para cerrar las puertas cuando la descarga es demasiado grande, o la luz es muy brillante, o la experiencia demasiado intensa para ser sostenida y absorbida.

Una práctica establecida nos prepara psicológica, emocional y físicamente para tiempos de descargas de información superior. De otra forma, quizá nuestro sistema se quiebre. En casos serios, los programas por defecto no se reactivan. Al reiniciar se pierde mucha información y tiempo. En el sistema humano, cuando los fusibles se funden, puede que sean irreemplazables.

Las drogas son incompatibles con una disciplina personal. He conocido a muchos que discuten esta declaración. No he conocido a nadie, con una disciplina personal establecida, que discuta esta declaración.

x          la gran divisoria

En la experiencia, el periodo de dejar ir los malos hábitos, antes de que haya buenos hábitos para reemplazarlos, dura siempre, más un año.

v
adquirir buenos hábitos

i           Se necesita información de Craft. Un docente o instructor. De otra forma, reemplazaremos malos hábitos por otros malos hábitos. El chiste:

Me enseñó un tonto que no sabía de lo que estaba hablando.
¿Quién fue?
Soy autodidacta.

La vida es demasiado corta para aprender sólo de nuestros errores.

Nuestro objetivo es establecer una práctica eficiente en la que nada se malgaste. Esto no tiene fin.

Nuestra práctica se refina progresivamente.

ii          ejercicios

Físico:

Relajación. Desarrollo de quietud corporal en reposo y en movimiento.
Movernos mientras mantenemos la sensación de nuestra presencia personal.
Independencia de las manos, los ojos y la boca.

Esforzarse sin esfuerzo: nuestras energías comienzan a cohesionar.

Mental:

“Apaciguar la mente”.
Contando y tocando.
Formación de imagen y mantener un patrón.
Ver integralmente: esto confiere una sensación y expansión del momento presente.

Sentimiento:

El cultivo de la aceptación, buena voluntad compasiva.

Funcionamiento balanceado:

Ver todo un proceso hasta su compleción implica todos los centros.

Otros ejercicios:

División de la Atención.
Asunción de la Virtud.
La Tarea Del Día.
Ejercicio del Esfuerzo Cualitativo: nos disponemos a hacer una pequeña cosa, magníficamente.
El principio es: la calidad es ingobernable por números.
Entonces, un pequeño acto de calidad es tan grande como un gran acto de calidad:
ej. el Óbolo de la Viuda.
Jugar: desarrolla espontaneidad.

iii         generando energía

a)

Trabajo intencional:

Cuando completamos honorablemente una pieza de trabajo intencional, se libera energía de ese trabajo: quizá incluso para ser enviada a la cuenta bancaria de otros.

Hacemos frente al comportamiento habitual con una exigencia. Esto crea una fricción, una tensión, de la cual se libera un tipo de “calor”. Parte de este “calor” está disponible para nosotros como una forma de pago. Podemos ponerlo en el banco, invertirlo para el futuro, hacer una fiesta, o tirarlo por la ventana.

b)

También hay ejercicios y prácticas específicas para este fin; ej.

ayunar;
ejercicios de respiración.

iv         accediendo a la energía

Hay lugares y personas que son reservas de energía, si conocemos los lugares, si conocemos las personas.

vi
el nuevo Crafty

Comenzamos de nuevo, habiéndonos puesto en marcha desde donde estábamos, y nos ocupamos de llegar a estar donde estamos.

Para esto, puede que ahora tengamos la construcción del anteproyecto de una arquitectura interior.

i           Arquitectura interior

Una disciplina apoya la construcción de una arquitectura interior. Esto es un cuerpo de prácticas que nos apoya a lo largo del día, aparte de lo largo que ese día pueda ser.

Esto comienza cuando nuestro pie pisa el suelo por la mañana, hasta cuando nuestra cabeza se echa en la almohada por la noche.

ii          La disciplina confiere la capacidad de hacerse efectivo en el tiempo.
Disciplina es saber qué podemos emprender honorablemente, a qué podemos comprometernos, sin ninguna duda de que lo emprendido se llevará a cabo con confianza, seguridad, certeza. Somos capaces de tomar decisiones.  

            Capacidad de atención de 90 minutos.
            Libertad ante gustos y aversiones.
            Visión integral: sentido del todo de cualquier cosa que se emprende.

Algo ha comenzado a cohesionar. Estamos comenzando a ser nuestra propia persona.

Flexibilidad
Coherencia / Presencia
Entrega
Separación
Juicio
Espontaneidad

Nuestra habilidad para
sufrimiento gobierna el grado hasta el cual esto es verdad.
Sufrimiento necesario e innecesario.
Sufrimiento necesario: sufrimiento voluntario y sufrimiento intencional.

vii
hacer algo eficientemente

Tradicionalmente es aquí donde nos presentamos a nosotros mismos y a nuestro trabajo para la verificación por una autoridad en el campo.

viii
ser alguien eficiente

Si nuestro trabajo tiene éxito, se nos reconoce y acredita en nuestro nivel particular o grado de capacidad.

ix
estar donde estamos

Pero algo puede interponerse. Luego, al comenzar de nuevo, reconocemos que al aferrarnos a quién somos, a ser algo, incluso esto puede interponerse en el camino de la descarga de la música.

Por tanto, dejamos ir quién somos y comenzamos de nuevo.

 

V
Mundos

i           Convencional y tradicionalmente, hay cuatro calidades distintas de trabajar, o experimentar, o hacer, o estados de presencia, o estados de conciencia, a los cuales se hace referencia como “mundos”.

El mundo automático, mecánico o habitual.
El mundo sensitivo, o de la vigilancia.
El mundo consciente, en el que nos percatamos de nuestra consciencia.
El mundo creativo. No diré nada sobre esto ahora, asumiendo que todos sabemos lo que entendemos por la palabra, mientras sabemos que realmente no lo sabemos.

Palabras clave relacionadas con estos mundos:

dormir y accidente;
notar y contacto;
separación, juicio, intención y decisión;
ex nihilo. Literalmente, de la nada. ¿De dónde salió esto?

ii          mundos

Tradicional y convencionalmente, se hace referencia a estas calidades diferentes de experiencia como mundos. Dependiendo de la tradición, hay un numero variado de mundos que son presentados como disponibles para el ser humano. Varias tradiciones sugieren que hay cuatro mundos de importancia primaria. En este contexto, sugiero éstos:

Los mundos del aprendiz, artesano, músico maestro, genio.

El trabajo del aprendiz mayormente se ocupa de trabajar con lo automático. Es decir, puede tocar las notas en su instrumento. Es donde lo mejor que un intérprete puede ser es un buen mecánico. Esto es, en sí mismo, un logro en su camino. Pero un mecánico carece de contacto con su interpretación, él es su interpretación.

Al profesional se le pide que ponga consciencia de lo que hace en su interpretación. Su interpretación es algo que él hace, en vez de que sea hecha. Para el profesional, la música sirve su propio fin u objetivo en la vida.

Para el maestro, la música sirve a la música. Su vida está dedicada a seguir a la Musa. Esto no es tanto una profesión como una vocación.

El genio es inseparable de la música. En un sentido, el genio es la encarnación de la Musa.

 

VI
Moverse Entre Mundos

i           Estados y estaciones

Al entrar en una práctica, o entrenamiento en disciplina, aprendemos a diferenciar entre los estados y las estaciones. Los estados son donde estamos en este momento, una estación es donde vivimos. Podemos considerar un “estado” como el lugar donde estamos de visita.

Incluso si vivimos en el sótano, nos es posible experimentar un mundo más fino, un mundo de mayor sutileza de percepción y experiencia. El mundo sutil está siempre presente en nosotros: es cuestión de que lo sepamos directamente. El primer objetivo de cualquier disciplina es crear un puente entre lo sutil y lo material.

La creación de este “puente” permite entonces que lo sutil se conecte directamente con el mundo material. La creación del puente es en potencial: no es inevitable que esto tenga lugar, tampoco ocurre por un accidente feliz.

Según nuestro “puente” personal va comenzando a cohesionar, y a hacerse “sustancial” de forma creciente, nuestro movimiento entre mundos se incrementa. Es decir, nuestra experiencia se vuelve más profunda, más rica. La “existencia” de estos “mundos” más sutiles no es ya una cuestión de conjetura y argumento. Es un hecho.

ii          Dado que los mundos se interpenetran, o dicho de otra forma, para que la corriente más intensiva de información pueda actuar dentro de la más extensiva, hacia abajo en la cadena alimenticia de la musicalidad, podemos encontrarnos topándonos con información de mayor calidad, incluso cuando estamos en nuestro propio mundo “más bajo”. Es decir, podemos experimentar la acción de “mundos más elevados” incluso si vivimos en el mundo del Happy Gigster.

Todo cambia cuando “mudamos de mundo”.
El “precio de admisión” es diferente en cada mundo.
Cada mundo tiene un tipo diferente de tiempo experiencial.
La comunicación es diferente en cada mundo. En el mundo creativo la comunicación es instantánea.

iii         Intensidad

Un mundo “más elevado” es un mundo de mayor intensidad. Otra forma de exponerlo: el contenido de información es más alto, y la información es de mayor calidad, cantidad e intensidad.

Es insoportable experimentar un mundo más elevado estando presente en uno más bajo.

No es difícil tener “experiencias”. El desear “experiencias” es una indicación de inmadurez en un estudiante. A menos que el estudiante esté preparado, estas experiencias pueden causar daños emocionales y psicológicos. Una apertura de puertas disciplinada permite también cerrar las puertas.

Cuando entramos en un mundo más intenso, como si fuese por nuestra propia iniciativa, o quizá porque hemos pagado el precio de admisión antes de tiempo, todo cambia.

Lo que hay en ese mundo puede que simplemente aparezca ante nosotros. A veces, entramos en contacto con los habitantes de ese mundo. A veces, incluso vemos ese mundo en sus propios términos. Desde la perspectiva de un mundo “más bajo”, cuando caemos a tierra, lo que podemos saber y decir de esta experiencia es sólo un eco distante de lo que es verdad, una interpretación.

 

Sábado 3 de febrero de 2001
The PRS John Lennon Memorial Lecture
Presentado en el Auditorio Jack Lyon, Universidad de York
Inglaterra

 

 

 Siguiente artículo

Latest

Photos

Photos

Photos

DISCOVER THE DGM HISTORY
.

1940s
1950s
1960s
1970s
1980s
1990s
2000s
2010s
.